caramelos La pedrada le dio en la cabeza y lo derribó de su trono de oropel; tuve buena puntería. Ahora los policías me preguntan que por qué lo hice. En defensa propia, les digo. Él me tiró algo primero. Y me da igual que fuera un caramelo. Me hizo daño, joder.