Por alguna razón fui reacio a ver esta película cuando estuvo, no hace mucho, en cartelera. Quizá fue el trailer, que me desagradó por grandilocuente –esa voz en off monologando en plan arenga, totalmente fuera de contexto, por cierto-; un trailer que, para más inri, nos da una idea de la historia de la película muy equivocada: de hecho, arranca con la escena final, como si fuera el nudo de la historia, en vez de su desenlace.

Pero en fin, a lo que iba: este fin de semana me sacudí los pretextos y acabé por verla. Sin ser una película notable, y muchos menos sin ser la película de Robin Hood, lo cierto es que me dejó un buen sabor de boca; es una sólida cinta de aventuras, entretenida y bien hecha, lo cual no es poco en estos tiempos. Carece de mayor calado y profundidad, cierto, pero al menos es un producto digno de su género.

En esta versión, Ridley Scott aborda los orígenes del personaje mítico, con más de una licencia histórica –la fecha en la que se firmó la Carta Magna, por ejemplo-, haciendo gala de su buen oficio en las escenas de acción. Tras la decepción que me supuso “El Reino de los Cielos” (ay, ay, Orlando Bloom de aguerrido cruzado… ejem), hubiera agradecido más escenas de la cruzada de Ricardo Corazón de León, pero supongo que no era cuestión de alargar el metraje, ya bastante nutrido (dos horas y media).

Tal y como esperaba, la película está a la altura en cuanto a fotografía, escenarios, y representación de batallas, si bien ninguna llegó a emocionarme; Russel “Máximo” Crowe realiza una interpretación de serie, aunque carismática y efectiva; Cate “Galadriel” Blanchett no se queda atrás; mucho peor parado termina Mark Strong, villano de la historia[1].

En cualquier caso, y sin ser –insisto- una película épica memorable, la versión de Robin Hood de Ridley Scott es cuando menos recomendable.

[1] Al agente de este hombre deberían subirle el sueldo: RocknRolla, Sherlock Holmes y Kick-Ass en apenas dos años, y aún veremos su afilada mandíbula en la adaptación fílmica de John Carter de Marte (de Edgar Rice Burroughs) y Linterna Verde.