Desde el arranque de esta bitácora he mostrado entusiasmo por los lectores de libros electrónicos (ebooks). Finalmente, hace tres semanas, decidí adquirir uno, en concreto, un Amazon Kindle.

kindle_sombrasyceniza.com_02

El Kindle en su funda de cuero, en modo de espera.

No paran de repetir que el lector de libros electrónicos será el regalo de estas navidades, aunque en realidad las ventas no parecen ser tan prometedoras como las pintan.

Nota: admito que es sospechosamente oportuno que escriba esto justo a las puertas de la campaña navideña. Os aseguro que no me paga Amazon.com (ojalá) ni Libranda (no tienen ni para pagarse una imagen libre de royalties para la portada, así que imaginad).

Para los que le hayáis echado un ojo al Amazon Kindle, estas son mis experiencias tras casi un mes de uso:

Características técnicas (según Amazon.com):

Pantalla: 6’’, resolución de 600 x 800 pixel a 167 puntos por pulgada, 16 niveles de gris.

Dimensiones: 190 mm x 123 mm x 8.5 mm, 241 gramos.

Capacidad de almacenamiento: 4GB internos (de ellos, unos 3GB disponibles para el usuario).

Capacidad de la batería: Un mes sin el wi-fi activado. Tres con el wi-fi activado.

Tiempo de carga de la batería: Unas 4,5 horas.

Conectividad wi-fi: Permite el uso de wi-fi’s privadas y públicas que usan estándares 802.11b, 802.11g y 802.11n, con autentificación mediante WEP, WPA y WPA2.

Puertos: Un puerto USB 2.0 con conector micro-B y un jack de audio estéreo de 3,5 mm. No tiene una bahía para tarjetas SD.

Otros: altavoces traseros, teclado QWERTY.

Formatos de contenido permitidos: Kindle (AZW), TXT, PDF, Audible (Audible Enhanced (AA, AAX), MP3, MOBI (no protegido), PRC (nativo);  mediante el servicio de conversión de Amazon, HTML, DOC, RTF, JPEG, GIF, PNG y BMP.

Pega importante: no convierte EPUBs. No obstante, mediante el software Calibre es fácil convertirlos a MOBI. No he tenido problemas hasta la fecha.

Garantía: 1 año.

Impresiones:

Aspecto:

Elegante, sobrio, ligero. Recomiendo adquirir la funda de cuero opcional; idónea para proteger el dispositivo y transportarlo de forma cómoda y segura.

Sobre el uso:

El quid de la cuestión: ¿qué tal es el cacharro para leer? En una sola palabra: cojonudo. La lectura es cómoda y agradable y me costó muy poco habituarme a leer en este formato. Si acaso las transiciones de página pueden ser molestas si se mira fijamente la pantalla cuando se “hojea” el libro, por lo demás no cansa la vista más de lo que cansaría un libro en papel. Quizá menos, porque puedes regular aspectos de la tipografía a tu antojo, como el tamaño o el interlineado, por no hablar que es más cómodo sostener este dispositivo que mantener abierto un libro impreso, sobre todo si es grueso.

kindle_sombrasyceniza.com_07

A la izquierda, el explorador web; a la derecha, un texto propio convertido desde un .doc.

Sobre los formatos:

La lectura de PDFs es incómoda, salvo que el pdf esté maquetado para tamaños de página pequeños (digamos, A5 y formatos tipo libro); en otro caso tendremos que estar “navegando” por la página, lo cual es muy engorroso.

Para convertir nuestros ficheros podemos usar un software de gestión de ebooks, como el ya mencionado Calibre (obligado si queremos convertir EPUBs), o usar el servicio que provee Amazon.com a través del correo electrónico. Funciona de forma eficiente y cómoda, y es la opción que uso siempre (de nuevo, salvo en los EPUBs): basta con enviar como adjunto el archivo a convertir a la dirección asignada por Amazon (que es usuario@free.kindle.com), especificando “convert” en el asunto. (Si no especificamos ese asunto, no habrá conversión.) En un plazo de minutos el servicio de Amazon enviará una copia del archivo ya convertido al formato nativo de Kindle tanto al correo personal como al dispositivo, si hay una red wi-fi disponible.

(Si tenemos la versión wi-fi+3G es posible enviar los archivos mediante la conexión 3G, pero tiene un coste.)

He probado la conversión de todos los formatos, y es muy buena. Si acaso, los pdf con imágenes incrustadas dan algunos problemas.

Ventajas y desventajas:

Este es un resumen de los pros y contras de este aparato:

Ventajas:

  • Conectividad Wifi.
  • Integración con la tienda Amazon.
  • Relación calidad/precio excelente.
  • Diccionario inglés integrado.
  • Pantalla nítida.
  • Compacto y ligero.

Desventajas:

  • Solo lee de forma “fluida” el formato propietario de Amazon; el resto hay que convertirlo.
  • No tiene bahía para tarjeta SD, con lo cual está limitado a la memoria interna, 3,3 gigabytes de uso propio.
  • Interfaz en inglés.
  • El adaptador para cargar el dispositivo a la red eléctrica es americano. No creo que hubiera subido tanto los costes incluir uno europeo. En cualquier caso, no es mucho engorro cargar el aparato mediante el cable USB, ya que la batería tiene una larga duración.

Sobre las funciones adicionales:

Consideradas por Amazon como “experimentales”, son tres: un explorador de internet, un reproductor de archivos mp3 y un lector-sintetizador de voz.

Explorador de internet: sencillo, útil, en especial su Article mode. Eso sí, sirve para lo que sirve: leer artículos y textos largos con comodidad. No soporta scripts de java o flash, así que su funcionalidad es limitada. No obstante, para leer artículos en blogs o wikipedia, por ejemplo, es idóneo. Yo lo uso en combinación con Instapaper.

Reproductor de MP3: sencillo, sin adornos… espartano, diría yo. Tanto que no tiene interfaz, y solo un comando: reproducir/parar. La pega es que al usar este reproductor, como es lógico, la batería se consume a un ritmo muy superior. Personalmente lo uso como “amortiguador de ruidos”; he cargado unos 500 Mb en música instrumental y la escucho cuando quiero aislarme (leo a espaldas de la televisión, sin ir más lejos).

Lector de voz: solo es en inglés, así que su utilidad para los lectores en español es anecdótico.

Conclusiones:

A todos aquellos que airean su irreductible amor al papel y a los efluvios de la tinta, los animo a probar un lector de libros electrónicos. El Amazon Kindle es una buena opción, a mi juicio, si no se tiene el inconveniente del inglés; basta con un nivel rudimentario para manejar la interfaz, eso sí.

Para los que deseen leer textos originales en inglés, el dispositivo tiene las ventajas de la tienda Kindle accesible mediante el dispositivo, dos diccionarios en inglés (uno de ellos integrado en la interfaz) y un lector de voz.

Otro uso muy interesante para escritores, tanto de textos y artículos, es el de la lectura de textos propios para revisión. Prácticamente he dejado de imprimir mis propios textos para su lectura, con el ahorro en papel y tóner que ello supone. (Por no hablar del medioambiente, pero eso, francamente, le importa un pito al 99% de la población.)

Para los que son lectores, a secas (vuestro será el reino de los cielos, amén), tiene la ventaja de poder leer cómodamente los anticipos editoriales, sin necesidad de leer en una pantalla TFT o imprimirlos. Me bajo con mucha frecuencia estos anticipos, y me gustaría finalizar este artículo con un llamamiento a las editoriales y a los autores de género:

  1. Los anticipos editoriales son una idea espléndida, pero diez páginas es una miseria. Un 25-30% de la novela es lo suyo. ¿Qué hay que temer? ¿Que alguien se lo lea de veras? Y ya puestos: un pdf en plan prueba de imprenta no es el formato más adecuado para un anticipo editorial.
  2. Reduzcan el precio de los elibros: más de un 40% del precio del libro impreso es un robo manifiesto. Así es normal que el mercado del elibro no despegue en España. Nos ha jodido, con esos precios, y la que está cayendo.
  3. Autores, reservaos los derechos de publicación en formato electrónico. Sea como fuere, no os quedéis solo en el papel. El tiempo me dará la razón.