No ha dormido. Lo noto en sus ojos, en sus manos crispadas, en su nerviosismo. Bien. Esta noche volveré a llorar. Así somos los bebés.

«Insomne» (Capriccio), Santiago Eximeno

Cumplo mis promesas: esto no es una reseña. Es una recomendación. Encarecida y apremiante: si les apasiona el terror en su vena más cruel y despiadada, lean a Santiago Eximeno. Prueben con Capriccio, una  antología de relatos breves y microrrelatos publicada por la editorial 23 escalones, de la cual tienen arriba un botón de muestra.

Lo cierto es que le había perdido la pista a Santiago Eximeno desde la segunda época de Artifex, y ha sido muy grato reencontrarme con su obra, en especial con sus inquietantes microrrelatos.

Así que lo diré una vez más: no lo duden, bájense Capriccio y disfruten. Qué coño, es gratis. Las pesadillas también.

PD: Y si les gustan los microrrelatos de Capriccio, les recomiendo que sigan al alter ego de Santiago Eximeno en Twitter, el Cruciforme.