escritura_creativa_v Quedaba pendiente comentar las principales alternativas a Scrivener, software especializado en satisfacer las necesidades del escritor más allá del procesador de textos de toda la vida, del cual hablamos en la cuarta entrega de esta serie.

(A todo esto, la beta de Scrivener para Windows va por la versión 0.2.0; se prevé que salga la versión final a principios de abril.)

Aviso: en vez de dedicarme en detallar los pros y contras de cada programa, me limitaré a unos breves comentarios centrados en porqué descarté cada programa en beneficio de Scrivener.

Comencemos:

1. Storybook:

Storybook es un software de escritura creativa gratuito, pensado para organizar la información de una historia. No incluye un editor de textos, así que con este programa no podemos sustituir nuestro procesador de textos habitual. No se trata de una carencia: es así ex profeso porque el propósito de Storybook es otro: ayudarte a organizar el argumento de una historia.

logo_storybook

La idea es buena, sobre todo si eres reacio a abandonar tu editor de textos habitual. Storybook puede ser muy útil para aquellos escritores “de mapa”, que gusten de planificar sus escenas al milímetro mediante esquemas1, y lo hace permitiendo registrar datos sobre las cuatro preguntas fundamentales de una historia: qué, quién, cuándo y dónde.

En cuanto al qué y cuándo, Storybook nos permite definir las unidades narrativas de la historia (hilos argumentales, capítulos y escenas) e incluir datos sobre las mismas (sinopsis y el estado actual de su escritura, entre otros) y la fecha en la que suceden (que puede ser relativa al inicio de la historia). Con respecto al dónde, podemos registrar notas sobre las distintas localizaciones de nuestra trama. Para controlar el quién, los personajes, Storybook nos permite crear fichas de personaje, con unos pocos campos de texto que rellenar, pero que resultan más que suficientes, sobre todo al principio.

Pero esto, en sí, no supone una especial ventaja; lo mejor viene cuando el programa nos permite interrelacionar estos datos a nuestro antojo. Esto es, una vez definida una serie de escenas, personajes y localizaciones, podemos relacionarlos entre sí; de esta forma podremos saber quiénes estuvieron en un determinado cuándo y dónde. Esto puede ser especialmente valioso en historias complejas, a la hora de planificar, revisar la coherencia o reescribir una historia.

La principal carencia que le encontré a Storybook es algo que quizás parezca baladí: solo es posible asignar fechas a las unidades narrativas, por lo que varias escenas que se sucedan en un lapso de tiempo inferior a 24 horas se sitúan al mismo nivel en la vista cronológica.

Quizás algunos no le veáis importancia a esta limitación, pero en mi caso resultó muy molesta y me hizo descartar este programa al poco de comenzar a usarlo. No obstante, recomiendo darle a Storybook una oportunidad: la interfaz es clara (está traducida al castellano) y bastante intuitiva, y este programa es gratuito y multisistema: hay versiones para Windows y las principales distribuciones de Linux. (Lo malo es que su desarrollo parece bastante estancado.)

2. yWriter

logo_ywriter yWriter parece un cruce entre Scrivener y Storybook, pero con una interfaz mucho menos vistosa y un poco confusa que me hizo desecharlo casi desde el principio. No obstante, lo consigno aquí por si alguien se anima a usarlo: es gratuito, multisistema (Windows y Linux) y está en constante desarrollo por parte de su autor, Simon Haynes, que por cierto es escritor de ciencia ficción, además de programador.

3. PageFour

logo_pagefour Hasta que se anunció la versión de Scrivener para Windows se consideró como su principal alternativa. PageFour comparte la filosofía de Scrivener (fragmentar nuestra obra en subdocumentos para poder trabajar individualmente o en conjunto con dichos textos), pero carece de la elegancia y comodidad de su interfaz, además de los modos de Esquema y Panel de Corcho, ya comentados en la anterior entrega dedicada a este software.

Es una alternativa a considerar, en cualquier caso, sobre todo si no necesitamos las funciones anteriores, si bien por una pequeña diferencia en el precio (24,6 € de PageFour frente a los 28,2 € de Scrivener) no es una razón de peso para decantarse por este; y en cualquier caso, recomendaría probar yWriter antes.

4. Liquid Story Binder

Liquid Story Binder tenía una pinta estupenda en las capturas de pantalla de su sitio oficial, y la lista de características impresiona… pero a la hora de probarlo me topé con una interfaz árida y nada intuitiva, así que no puedo decir mucho más a favor o en contra: si añadimos el hecho de que su precio es bastante alto en comparación con otros (45,95 dólares, unos 32 euros) no lamento haber perdido más tiempo en desentrañarlo. Eso sí, animo al curioso a probarlo: es posible bajar una demo desde la página oficial del programa.

captura_liquid_binder

Notas:

[1] Esquema o bosquejo es la traducción que más se aproxima, en mi opinión, al término inglés outline, la relación de capítulos y escenas de una historia, equivalente al guión de una película. He leído por ahí que algunos autores se refieren al esquema previo de una historia como “escaleta”, propio del cine y la radio, pero el término no me parece demasiado apropiado. «

© de la imagen: ktylerconk.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *